CSW59_FINAL_675px_landing page_SPANISH-01

Corporación Humanas y más de un centenar de organizaciones feministas y de mujeres de América Latina y el Caribe denunciaron falta de transparencia de los Estados que participaron de la Sesión 59 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, propiciada por Naciones Unidas.

Lo anterior, porque gobiernos y Estados acordaron y firmaron una declaración sin la debida participación de las organizaciones, desconociendo compromisos ya suscritos a nivel regional en materia de derechos humanos de las mujeres, como los de Santo Domingo, Montevideo y Santiago de Chile.

En su manifiesto público sostienen que los Estados desconocieron el protagonismo y el reconocimiento que tienen las organizaciones feministas y de mujeres en la incorporación de los derechos humanos de las mujeres en las discusiones globales sobre el tema. Reiteraron así su disconformidad con la declaración de los gobiernos y realizaron un llamado urgente a ampliar la noción de derechos para avanzar en los desafíos que se asumieron post Beijing.

Corporación Humanas y las organizaciones firmantes exigieron a los Estados garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, incluyendo el acceso al aborto legal y seguro; el derecho a vivir una vida sin violencia, erradicando el femicidio; los derechos vinculados a la participación y representación política de las mujeres, además de los derechos económicos, sociales y culturales que aseguren su desarrollo y condiciones de vida.

Carolina Carrera presidenta de Corporación Humanas sostiene que además existió una disconformidad generalizada con la declaración de los gobiernos por dejó afuera a la sociedad civil, “las alarmas se encendieron porque además dicho documento se zanjó al inicio de la reunión, dejando al margen demandas en materia de derecho sexuales y reproductivos irrenunciables para las mujeres de nuestra región”.

Agregó que la posición de los Estados tampoco refleja una mirada crítica respecto al modelo de desarrollo “al que suscriben nuestros países; un modelo que en nuestra opinión margina a las mujeres de las decisiones políticas y económicas, agravando para muchas, sus condiciones de vulnerabilidad y pobreza”.

Accede a la declaración de las organizaciones feministas y de mujeres, acá PDF

Cerrar menú