No está muy claro cómo será el comportamiento del virus las próximas semanas. Lo que sí se sabe, que para detenerlo se necesita cambiar radicalmente nuestra forma de vivir, y eso está dado principalmente por una condición: el aislamiento social. El resultado es un profundo cambio en las rutinas. Nada es (ni será) como antes.