Mujeres en Rapa Nui se manifiestan para modificar la “Ley Pascua”

Durante años las mujeres de Rapa Nui han expresado su rechazo a la Ley 16.441, más conocida como la “Ley Pascua”, debido a que en sus artículos 13 y 14 otorga beneficios carcelarios y rebaja de penas para quienes cometan delitos de violación y abuso sexual, entre otros. Frente a esta situación la abogada, presidenta de la corporación Humanas, Lorena Fries, señaló que “no hay ninguna razón para que en ningún territorio de la República, por más diferencias que hayan en término de las naciones que lo componen, exista un tratamiento diferenciado en torno a los derechos humanos”.

En el contexto del estallido social las mujeres de Rapa Nui salieron a manifestarse en contra de todas las formas de violencia, haciendo un alcance específico para que se modifique la Ley 16.441, más conocida como Ley Pascua, creada en 1966, cuando Chile asumió la administración de la Isla.

Esta ley adaptó la legislación chilena a la idiosincrasia isleña. El problema de esta legislación según señalaron algunas mujeres a La Tercera, es que en su artículo 13, se establece que para delitos sexuales u homicidios, “cometidos por naturales de la Isla y en el territorio de ella, se impondrá la pena inferior en un grado al mínimo de los señalados por la ley para el delito de que sean responsables”. Además, el artículo 14 entrega la posibilidad de cumplir “hasta dos tercios de la pena fuera del establecimiento carcelario”.

Ante esta situación la abogada Lorena Fries, presidenta de la Corporación Humanas, señaló que “me parece que en general cuando se trata de pueblos indígenas entran a competir dos conceptos, uno que son las prácticas culturales y ancestrales, por una parte, y por otra, el catálogo de derechos humanos”. Añadiendo que cree que lo más probable es que la creación de estos artículos se debe a “que hayan amparado esto en una práctica ancestral que tiene un tipo de sexualidad distinta y quiso darle el significado que hubiera una rebaja de penas a lo que evidentemente, por lo menos desde el campo de los derechos humanos no es tolerable, porque uno no tiene porqué tolerar una práctica cultural que viola derechos humanos”.

“En ese sentido que las mujeres Rapa Nui hayan salido a manifestarse en contra de todas las normas de violencia sexual, lo que hace es afirmar que la violación o la violencia contra la mujer es un tema de derechos humanos y no puede estar amparado por prácticas culturales aunque sean ancestrales”, agregó.

Fries considera que estos artículos deben ser modificados, ya que “no hay ninguna razón para que en ningún territorio de la república por más diferencias que hayan en término de las naciones que lo componen, haya un tratamiento diferenciado en torno a los derechos humanos que tiene como premisa  la universalidad”.

-¿Qué hay que hacer para que sean modificados?

-La salida es presentar un proyecto o derogar estos artículos de manera que se haga revisión directa al código penal. Puede salir de los diputados… porque no implica gastos fiscales, por lo tanto puede ser una moción. Me parece que quien debiera recoger rápidamente el guante es el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género.

La abogada finalmente señaló que “por supuesto que hay que tener respeto a las prácticas culturales de los pueblos indígenas, pero insisto, estas prácticas no pueden ser contrarias a los derechos humanos”.

La violación en Hanga Roa

El detonante de estas manifestaciones fue el caso de una mujer que fue abusada sexualmente en las afueras de la discoteca «Pikano», de Rapa Nui. El acto cometido por un sujeto que según la denuncia la abordó cuando se dirigió al baño del local. La pareja de la víctima al ver que esta no regresaba salió en su búsqueda, la encontró en el exterior del recinto en donde ella le manifestó que fue violada y que su atacante escapó.

Carabineros de la Sección de Investigación Policial (Sip) de la 6ª Comisaría del lugar, detuvo al presunto autor del ataque, quien pasó a control de detención y formalización en Rapa Nui y quedó con medidas cautelares durante el tiempo decretado para la investigación.