Declaración #JusticiaParaEvelyn

Nosotras, mujeres de las Américas, cumpliendo con el compromiso que adquirimos en “Mujeres libertarias fundiendo rejas”, primer encuentro de mujeres de las Américas que salieron de prisión, de trabajar en contra de la vulneración de los derechos de las mujeres que se encuentran en las cárceles y de las que ya salieron, queremos pronunciarnos frente a los acontecimientos que han tenido lugar en los últimos días en El Salvador, con EVELYN HERNÁNDEZ, una mujer de 21 años, quien a sus 18 años quedó embarazada a consecuencia de una violación, sufriendo de un parto extra hospitalario en el baño de su casa.

El Tribunal de sentencia la condenó a 30 años de prisión por homicidio agravado en julio del 2017. Sin embargo, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia anuló esta sentencia que había recibido por el delito de homicidio agravado y ordenó a la Cámara Primera Penal que realice un nuevo juicio, por la “falta de fundamentación e infracción a las reglas de la sana crítica” en las pruebas presentadas y teniendo en cuenta el recurso de apelación presentado por la defensa, quien asegura que no hubo forma de comprobar el aborto. El Salvador es uno de los países patriarcales que tiene leyes más drásticas en contra de las mujeres, es un país que pretende obligar, disciplinar y castigar a la mujer con un embarazo forzado y una maternidad no deseada.

Evelyn es una de las tantas mujeres que el poder judicial traduce como responsable por decidir sobre su cuerpo, esto evidencia que su violador no actuó por sí solo, sino con la complicidad y la aprobación de la justicia patriarcal de este país. La maternidad voluntaria debe ser un derecho y no una prerrogativa del Estado hacia las mujeres y la única alternativa democrática en una sociedad diversa es el derecho a decidir.

Evelyn estuvo privada de su libertad hasta el 14 de febrero de 2019, encontrándose en prisión preventiva 2 años y 7 meses. Hoy sigue sin condena, pero es evidente la vulneración de sus derechos que ha sufrido durante este proceso, empezando por las leyes salvadoreñas en contra del aborto y además, que fue sobrepasado el periodo que la Ley establece para las personas que aún no se les ha dictado sentencia.

Evelyn es una mujer joven campesina, la mayor de tres hermanos y con una madre que cose para sobrevivir, ahora se enfrenta a un nuevo juicio, la fiscalía pide para ella 40 años de cárcel, 40 años de sometimiento, 40 años de vulneración de derechos. Nosotras, mujeres de las tres Américas que estuvimos en prisión y familiares de personas que aún se encuentran detenidas, afirmamos que las cárceles son espacios de vulneración de derechos y que la crisis carcelaria se debe al discurso meramente punitivo y patriarcal por parte de los Estados.

La cárcel como castigo solo está cumpliendo con la función de aislar, de castigar, pero es evidente la falta de una política criminal y penitenciaria enfocada a la verdadera resocialización. Queremos deconstruir la historia que aplasta nuestros derechos en nombre de la ley y el orden, hoy ponemos a discusión, la decisión política que como mujeres nos somete a una vida de padecimiento y subordinación. En este sentido nos preguntamos ¿si Evelyn al haber sido violada amerita prisión? ¿Qué garantías se le ofrecen a Evelyn dentro de una Cárcel? ¿Qué garantías se le ofrecen cuando salga de prisión?

Por esto, manifestamos públicamente nuestro apoyo a EVELYN HERNÁNDEZ, quien sufre directamente esta agresión, condenamos toda acción que impida su libre y pleno ejercicios de sus derechos e instamos al Gobierno de El Salvador anular el nuevo juicio que demanda a Evelyn por homicidio culposo tras el parto en su casa de su bebé producto de una violación y otorgarle la absolución de todas las acusaciones en su contra.

Para nosotras es intolerable la falta de perspectiva de género, por parte de la Fiscalía General de la República, desde un principio en donde se acusa a una mujer de homicidio agravado, cuando ha sido víctima de una violación. Evelyn, fue víctima y no criminal al momento de la violación. La pérdida de su bebé no fue un acto doloso y premeditado como lo resolvió el Tribunal. Exigimos que la Fiscalía retire este nuevo proceso, que va en contra de los derechos humanos y las garantías individuales de Evelyn.

Ante una acusación de homicidio culposo, ¿tendremos entonces que acreditar un estado de emoción violenta en el cual se encuentra Evelyn al momento de perder a su hijo? ¿Gozaba Evelyn de todas sus facultades al momento del parto? ¿Evelin arriesga 30 años de prisión por no haber ido a buscar atención prenatal tras un parto después el cual perdió el conocimiento? Estamos frente a una aberración legal, de un sistema de justicia extremadamente punitivo, abusivo y arbitrario, que ignora las normas internacionales y leyes que protegen y garantizan los derechos humanos de las mujeres además de los convenios y tratado que ha firmado El Salvador, como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

Los Estados están obligados a revisar y armonizar su marco legal con miras a la despenalización del aborto y asegurar la atención en casos de violación, incesto y peligro para la vida y la salud de las niñas y las mujeres. Además, adoptar todas las medidas adecuadas, incluso de carácter legislativo, para modificar o derogar leyes, reglamentos, usos y prácticas que constituyan discriminación contra la mujer y derogar todas las disposiciones penales nacionales que constituyan discriminación contra la mujer.

Pedimos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a todos los organismos nacionales e internacionales, la intervención urgente en este proceso tan transcendental en el que se ven vulnerados los derechos de las mujeres.

Mujeres que han estado en prisión y mujeres familiares de personas privadas de la libertad de las tres Américas

evelyn

Publicado en destacados, Noticias.