Aborto: 50% de los obstetras de la red pública se declara objetor de conciencia en casos de violación

Según informe del Minsal a junio, de los 1.148 médicos en esa área contratados en hospitales, 580 no están dispuestos a aplicar la tercera causal de Ley de Aborto. Hace un año era el 47%.


El último reporte del Ministerio de Salud (Minsal) respecto de los funcionarios contratados en los servicios de salud que se han declarado objetores de conciencia en alguna de las tres causales de la ley que despenaliza la Interrupción Voluntaria del Embarazo, reveló un aumento de los médicos obstetras que no están disponibles para practicar abortos en casos de violación.

El análisis publicado el 6 de junio detalla que de los 1.148 especialistas con contrato en el sistema público, un total de 580 se declara objetores de conciencia en esta causal; es decir, un 50,5% del total.

El 23 de septiembre de 2017 se publicó la normativa que despenalizaba el aborto en alguna de las tres causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación. Tras la puesta en marcha de la ley, el Minsal dio a conocer el primer reporte de médicos objetores en junio de 2018. Allí mostró que 538 doctores se negaban a interrumpir el embarazo en casos de agresiones sexuales a mujeres, es decir el 47,2% del total.

El reporte

Una de las mayores variaciones que refleja el reporte estadístico del Minsal se registra en el Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente. En ese lugar, el número de objetores se duplicó, pasando de 15 médicos a 39 especialistas no disponibles para interrumpir embarazos por violación (ver infografía).

En el otro extremo se encuentra el Servicio de Salud del Maule. En esa zona se registró una disminución de obstetras objetores, pasando de 69, en 2018, a 56, en 2019.

Otro de los casos que llama la atención es Osorno. En 2018 en esta región todos los médicos de la red pública se habían declarado objetores de conciencia. Y pese a la ofensiva que el año pasado desplegó el Minsal para encontrar dos doctores dispuestos a cumplir con la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, la medida solo permitió contratar a un obstetra para atender los casos de toda la región.

Desde la promulgación de la normativa en 2017, se han hecho una serie de modificaciones, las que, incluso, generaron que recién en enero de 2018 se tuviera el Protocolo de Objeción de Conciencia definitivo, el cual ya está publicado en el Diario Oficial.

Esto llevó al Minsal a realizar una nueva consulta a los médicos, tanto obstetras, como anestesistas, matrones, y técnicos paramédicos, respecto de su condición de objetores y no objetores de la ley.

Es este reporte definitivo el que publicó el Ministerio de Salud el pasado 6 de junio y que muestra un aumento en la tercera causal. Pero también alzas menores de obstetras objetores en las causales de riesgo de vida de la madre (de 20,2% a 20,7% en un año) y de la segunda causal que permite abortar por la inviabilidad fetal (de 27,2% a 28,5%).

Desde el Minsal aseguran que pese al alza en la cantidad de médicos objetores, reflejado en el informe, “no se aprecian grandes modificaciones en los datos porque la manifestación de objeción de conciencia es más bien permanente en las personas. La variación registrada tiene que ver más con la entrada o salida de personal dentro del sistema”, aseguraron desde el ministerio.

Camila Maturana, abogada de la corporación Humanas, desestima el análisis efectuado por el Minsal. Según su evaluación, el aumento de obstetras contratados no se da en la misma proporción que el aumento el número de profesionales objetores. “Los contratados aumentan solo en cuatro unidades mientras que los objetores lo hacen en 40 unidades”, afirma.

Para Maturana, lo más relevante de los datos es que uno de cada dos médicos de la red pública se niega a hacer valer el derecho que dejó establecido la ley para que las mujeres, que cumplen alguna de las tres causales, puedan interrumpir su embarazo sin ser penalizadas.

“Aquí no se está resguardando el carácter de excepcional que tiene la objeción de conciencia en esta ley, ya que se está regulando de manera muy amplia la posibilidad de hacer objeción. Asimismo, el Minsal no ha informado cuáles son las medidas que se van a adoptar para garantizar a mujeres y niñas que quieran interrumpir sus embarazos, que puedan acceder a hacerlo de manera oportuna”, indicó.

El ginecoobstetra Luis Jensen, quien fue vocero de Médicos por la Vida, declaró su “alegría” tras conocer las cifras del Minsal. Dijo no sorprenderse con las estadísticas, ya que, según indicó, “uno como médico ve el bien integral de la persona y todos los estudios demuestran que el daño que produce la interrupción voluntaria del embarazo en la salud mental de la mujer es profundo e irreparable en muchos casos”.

Este último informe se enmarca en las publicaciones periódicas que hace el Minsal respecto del avance y aplicación de la Ley Interrupción Voluntaria del Embarazo. Hasta el 7 de enero, 769 mujeres habían invocado la aplicación de la normativa, tras lo cual en 666 casos se aprobó interrumpir el embarazo por alguna de las tres causales.

Click en la infografía para ampliar

 

Publicado en masderechos, Noticias.