Gobierno ha promulgado solo 9 proyectos de los 59 que comprometió en la última Cuenta Pública

Las cifras que entregó la Fundación Ciudadanía Inteligente en su estudio “Del Dicho al Hecho” a pocos días de que se realice el segundo balance del Ejecutivo revelan un nulo avance en materia de Pueblo Indígenas y logros por debajo del 50% en Vivienda y Urbanismo, Seguridad Ciudadana –uno de los temas estrella de este gobierno– y Justicia y Derechos Humanos.

Con expectativas más bien bajas y ánimos que siguen crispados por el cambio a “horario prime”.  Ese es el ambiente previo a la segunda Cuenta Pública de Sebastián Piñera que se realizará el próximo sábado 1 de junio a las 20:45 horas. A pesar de que el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, dijo a El Desconcierto que no veía problema en esta modificación, desde las organizaciones y al interior del propio Congreso se ha interpretado como una medida para contener la movilización social.

Preparando el camino para ese día, este martes Blumel dio una conferencia de prensa donde indicó que durante 2018 ingresaron 96 mensajes presidenciales al Congreso. Pero lo que no mencionó el ministro es que desde la última Cuenta Pública, donde Piñera comprometió 59 proyectos de ley, son 9 los que están cumplidos al 100 por ciento. Es decir, sólo un 15 por ciento de las promesas legales que se prometieron hace un año son leyes promulgadas; mientras que del resto, 22 se encuentran en primer trámite. Estas son cifras que entregó la Fundación Ciudadanía Inteligente en su estudio “Del Dicho al Hecho” 2019.

Más allá del monitoreo que la sociedad civil haya podido hacer sobre los compromisos del Ejecutivo, el Gobierno decidió llevar a cabo su propio seguimiento. La semana pasada, el ministro Blumel, lanzó el sitio www.cumplimiento.gob.cl, que da cuenta del seguimiento del programa gubernamental. “En democracia, rendir cuentas es fundamental”, dijo durante la presentación. “La página se puede ver, visita y ver en qué está cada iniciativa, cuál es su estado de avance”, agregó.

Sin embargo, la página no deja de ser un recopilatorio de actividades, proyectos, iniciativas y campañas ordenados cronológicamente. Aparece desde el acto por el 8 de Marzo, hasta el lanzamiento de la plataforma Hospital Digital o los envíos de distintos proyectos al Congreso. Todo mezclado y sin poder conocer los resultados de cada una de las acciones: ¿qué tan avanzada está la tramitación de los proyectos? ¿Qué impacto han tenido las campañas?

cumplimiento

Ausencia de proyectos emblemáticos

Uno de los pocos proyectos promulgados es la recién aprobada ley de pago oportuno de las pymes a 30 días que ha generado polémica por un error en su tramitación que terminó por eliminar un artículo que le “quitó los dientes” a las pequeñas y medianas empresas (pymes) no pudiendo así demandar a las grandes empresas. Tras una publicación de El Desconcierto que dio cuenta del error, el Senado presentó una moción para enmendar el traspié.

En economía, se suma un proyecto relacionado con la modernización a la legislación bancaria, que estableció la extensión horaria de estas instituciones financieras. Ambas iniciativas venían del gobierno de Michelle Bachelet, así también, la modificación al Código del Trabajo para aprobar el fuero maternal en las Fuerzas Armadas y el cambio al Código Penal para aumentar las penas por el delito de cohecho.

Entonces, sacando cuentas, de los proyectos que hasta ahora han ingresado y se aprobaron con Piñera en La Moneda, está la modificación para incorporar a los trabajadores a honorarios al sector público y privados e independientes a los regímenes de protección social; el proyecto que creó el Consejo Fiscal, y el aumento la subvención base que reciben los organismos colaboradores del Servicio Nacional de Menores (Sename).

Ninguno de estos proyectos se refiere a promesas “emblemáticas” del Gobierno como educación, salud y previsión.

La profesora y directora ejecutiva de la ONG Emprender con Alas, Vanessa Hermosilla, puso el acento en la situación que enfrenta el Sename. A su juicio, el único proyecto que está promulgado es más bien un “gasto sin control” y no se enfoca en evitar la revictimización de los niños.

A todo esto, hay que sumar que en materia económica se apuesta a la implementación de una reforma tributaria pero que seguiría profundizando “un régimen tributario liberal, pro empresarial y los resultados que se ha tenido en que esto no se ha traducido en un crecimiento económico como el que se veía en los 90”, sostiene el economista doctor en Estudios de Desarrollo de la Universidad de Cambridge José Miguel Ahumada.

Los mismos pendientes de siempre

Nulo avance legislativo en materia de Pueblo Indígenas, un 23% en Justicia y Derechos Humanos y un 40% en Vivienda y Urbanismo. Esos son los datos desagregados por cartera del avance de estos últimos doce meses.

Sobre lo primero, el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas sigue siendo un pendiente, así también la creación de un Ministerio de Asuntos Indígenas, algo que tampoco tuvo avance en la segunda administración de Bachelet y nuevamente se repite como uno de los temas que se han dejado a un lado por el Ejecutivo.

Tampoco en Educación el Gobierno ha logrado completar ninguna de sus promesas. Se le quedaron en el tintero propuestas como la extensión de la gratuidad en la educación superior técnico-profesional, que llegó a su primer trámite parlamentario, al igual que el proyecto de Ley que crea un nuevo Sistema Único de Créditos en sustitución del CAE. Un poco más lejos –hasta el segundo trámite– alcanzó el despliegue para un acceso universal y gratuito a la educación temprana, (salas cunas, los jardines infantiles y la educación pre escolar).

“El desempeño en educación ha sido bajo. En el programa de gobierno había muchas expectativas respecto a la mejora de la calidad educativa en la sala de clases, sin embargo, en las diversas medidas anunciadas y en discusión no se contempla este plan”, opina la directora de Política Educativa de Educación 2020 Nicole Cisternas. Añade que el gobierno de Piñera tendrá que implementar reformas estructurales en el sistema, como la desmunicipalización, pero –a su parecer– “no se percibe suficiente voluntad política para realizarlas”.

En positivo, la experta destaca los “avances en educación parvularia” y considera que han habido iniciativas para mejorar su cobertura y “voluntad de priorizar la educación parvularia con varios programas innovadores”.

Avances bloqueados

En materia de Igualdad de Género, la Fundación Ciudadano Inteligente evalúa con un 56% el grado de cumplimiento de las promesas del gobierno. Entre las más avanzadas –en segundo trámite parlamentario– estarían el proyecto que elimina las discriminaciones en la administración de la sociedad conyugal; el proyecto sobre el derecho de la mujer a una vida libre de violencia; y la reforma constitucional para promover la igualdad entre hombres y mujeres. En cambio, el compromiso de impulsar proyectos como la corresponsabilidad en la crianza de los hijos ha quedado totalmente vacío, sin medida alguna que lo respalde.

Desde la Corporación Humanas, la abogada Camila Maturana pone énfasis en que más allá de los avances, “el programa de gobierno en materia de derechos humanos de las mujeres no se hace cargo de los compromisos internacionales que el Estado de Chile ha asumido respecto a este tema”. Según la abogada las medidas que se señalan en el programa “son sumamente limitadas y abarcan tres o cuatro áreas que no dan cuenta del conjunto de obligaciones que el Estado tiene pendientes y que reiteradamente los organismos internacionales le están reprochando por mantenerlas incumplidas, como la reforma de sociedad conyugal”.

Bajo una perspectiva cualitativa, Maturana pone en cuestión que el proyecto de sala cuna “mantenga intacto el estereotipo de género que asigna el cuidado de los hijos a las madres, en lugar de avanzar hacia la corresponsabilidad o responsabilidad de cuidados compartidos entre padres y madres trabajadores”. Y enmienda también que el proyecto por una vida libre de violencia contra las mujeres, que aspira a ser una legislación integral, “no abarque todas las manifestaciones de violencia contra mujeres en el espacio público y en privado”. Y añade: “Debiera señalar también con mayor precisión las obligaciones específicas de los poderes del Estado en prevención, investigación y sanción de crímenes, protección a las víctimas y reparación frente a violación de sus derechos”. Pese a la crítica, rescata que éste sea un proyecto que se retome del gobierno anterior: “Está bien porque habla de la continuidad en las políticas de Estado frente a violencia contra mujeres”.

Finalmente, en el ámbito de la Salud, pese a que el estudio le entrega un 55% de avances, la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, considera que ha sido una cartera “débil y sin mucho peso dentro del Ejecutivo para poder acelerar sus proyectos”. Opina que no ha logrado obtener un mayor presupuesto y que no está poniendo la reforma de Salud en el centro de sus prioridades. “Es un proyecto bien cojo que no se hace cargo de los problemas más fundamentales de las isapres ni tampoco resuelve las falencias más importantes que tenía Fonasa”, afirma la médica.

Para Siches, el “desafío asistencial de las listas de espera” se ha mantenido como en el gobierno anterior: “No ha habido ningún quiebre, no una inyección de recursos ni un plan estratégico para cambiar la lógica del sector público”, sostiene.

Más allá de los cálculos cuantitativos, este sábado le tocará al presidente hacer un balance de su gestión y exponer ante la ciudadanía hasta dónde ha sido capaz de llevar adelante sus compromisos. Sin embargo, su autoevaluación, como cada año para esta cita, rápidamente quedará eclipsada por los anuncios sobre sus intenciones para este 2019. Sea como sea, Piñera se planta prácticamente a la mitad de su mandato con pocos logros concretados. Los compromisos que marque este sábado podrán dar una idea más precisa de hasta dónde querrá llegar el mandatario antes de empezar la próxima campaña presidencial.

Publicado en destacados, Noticias.
La ruta