Decana de la Facultad de Educación de la Universidad del Desarrollo es demandada por grave discriminación en contra de mujer trans defensora de derechos humanos

  • Anastasia Benavente, representada por Corporación Humanas, presenta acción especial de no discriminación contra Decana de la UDD por vulneración a sus derechos.

Santiago de Chile, 24 de mayo, 2019.- Corporación Humanas, en representación de Anastasia Benavente Esquivel, interpuso una acción judicial de no discriminación arbitraria regulada en la Ley Nº 20.609, que establece medidas contra la discriminación, en contra de María Josefina Santa Cruz Valenzuela, Decana de la Facultad de Educación de la Universidad del Desarrollo.

Anastasia Benavente es una mujer trans, quien al nacer fue registrada bajo sexo masculino e inscrita con un nombre de hombre, pero que a los 18 años asume públicamente su identidad de género, mostrándose frente a sus familiares, amistades y la sociedad como quien realmente era e inicia su transición de género.

Estudió en la Universidad de Chile, Licenciatura en Literatura y Lingüística y posteriormente Pedagogía, siendo tratada por gran parte de sus docentes y compañeros/as/es como la mujer que realmente era.

Asimismo, participa activamente en organizaciones y colectivos de disidencia sexual, siendo progresivamente identificada y reconocida como lideresa LGTBI y prontamente como defensora de derechos humanos, especialmente por sus acciones como performista.

Pese a su identidad y expresión de género asumida públicamente, su vida universitaria como mujer trans no estuvo exenta de problemas. A ello se sumaron las dificultades para insertarse en el mundo laboral, enfrentando toda clase de prejuicios, estereotipos, estigma, discriminación y violencias por ser una mujer trans. De ahí que se vio forzada a volver a presentarse ante las personas e instituciones como hombre, todo ello a fin de poder obtener un trabajo.IMG_1552

Tras desempeñarse en distintos empleos, en el año 2009 se le presentó la oportunidad de trabajar como docente en la Universidad del Desarrollo. En 2010, se incorpora a la Facultad de Educación como académica de diversas cátedras. Previo a su contratación como Coordinadora del Área de Lenguaje de la Facultad de Educación, las autoridades de la Universidad estaban al tanto de su identidad de género, lo que no revistió importancia puesto que lo que se valoró fue su desempeño profesional. Sin embargo, tras el cambio en el decanato Anastasia Benavente debe enfrentar la discriminación.

Discriminación en la Facultad de Educación de la Universidad del Desarrollo

La discriminación contra Anastasia comienza cuando la decana de la Facultad de Educación, María Josefina Santa Cruz, se entera de su identidad de género y sus actividades como defensora de derechos humanos. Tras humillarla con comentarios transfóbicos y compararla con un delincuente, le impone una serie de condiciones ilegitimas para poder seguir trabajando en la Universidad.

“La humillación que la decana Santa Cruz me infligió fue inmensa. Me sentí completamente vulnerada en miIMG_1556 dignidad. La Decana se había enterado de mi identidad de género femenina y para ella eso era algo sumamente negativo; equivalente, según sus propias palabras, a ser una persona delincuente, pues me comparó con un hombre que maltrata a una mujer o a un animal, ambas conductas penadas por la ley”, señala Anastasia Benavente.

La decana le exigió ocultar su verdadera identidad, seguir impartiendo sus clases vestida de hombre, abstenerse de interactuar en redes sociales como Anastasia y modificar la configuración de su cuenta de Facebook a fin de restringir sus comunicaciones, todo ello para que las alumnas no se enteraran que era una mujer trans. Únicamente bajo estas imposiciones pudo seguir trabajando en la Universidad los años 2017 y 2018.

Sin embargo, por ser una defensora de derechos humanos de la diversidad sexual, diversos medios igualmente cubrieron sus actividades. Es así, como a partir de marzo de 2019, se materializan las amenazas de la decana Santa Cruz, y en adelante se le permitió impartir solo un curso en el Programa de Formación Académica para Adultos, y ya no pudo seguir trabajando como en años anteriores. Es así como el 7 de marzo de 2019 la profesora Benavente se presenta al primer día de clases como Anastasia. Ya no tenía nada que perder.

Para Camila Maturana Kesten, abogada de Corporación Humanas, lo vivido por Anastasia Benavente da cuenta de la discriminación estructural y violencia sistémica que afecta a las personas trans, en especial a las mujeres. “De ahí la necesidad de avanzar en marcos normativos que definan obligaciones precisas para la prevención de la discriminación y garantías plenas para el ejercicio de sus derechos. Esta demanda busca que los tribunales reconozcan la discriminación ejercida, pero principalmente la adopción de medidas de reparación y aquellas necesarias para evitar su repetición”.

Publicado en masderechos, Noticias.