Ley de aborto: la ofensiva de Salud para encontrar a médicos no objetores para Osorno

 Tras nula oferta local de obstetras dispuestos a interrumpir el embarazo en tercera causal, Minsal abrió concurso nacional.

Los 16 médicos obstetras de Hospital Base de Osorno fueron los primeros en manifestar su objeción de conciencia personal, de acuerdo con lo que establece la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo para recintos públicos. Y fue así como, una vez que se conoció el protocolo de objeción, indicaron que se negarían a hacer abortos en caso de violación.

Este hecho ocurrió en el mismo periodo que la Clínica Alemana de Osorno advertía que se acogería a la objeción de conciencia institucional en el mismo contexto, dejando a la ciudad de la Región de Los Lagos con nulas posibilidades de garantizar el cumplimiento de la ley.

Dicha situación llevó al Servicio de Salud de esa ciudad a realizar una búsqueda regional de profesionales que se quisieran adscribir a la normativa que despenalizó el aborto en tres causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación.

Sin embargo, la búsqueda fue infructuosa y obligó al Ministerio de Salud (Minsal) a desplegar una nueva ofensiva para encontrar a médicos no objetores para la causal de aborto por violación. Es así como la cartera abrirá un concurso público a nivel nacional que dará dos cupos a médicos obstetras a fin de que cumplan con la normativa.

“Nosotros hicimos la convocatoria en forma directa, y al no haber oferta en el mercado local el ministerio hará una convocatoria a nivel nacional”, explicó la directora (S) del Servicio de Salud de Osorno, Muriel Muñoz. Según añadió la subsecretaria de Redes Asistenciales del Minsal, Gloria Burgos, “ya se hizo el llamado a concurso el fin de semana pasado”.

El proveer de un médico no objetor en Osorno fue una de las medidas que anunció el ministro de Salud, Emilio Santelices, durante una sesión especial en la Cámara de Diputados en mayo pasado, donde se revisó la situación de tres recintos hospitalarios públicos que presentaban trabas para una correcta implementación de la ley, producto de la objeción individual de sus profesionales. Fue el caso del recinto aludido, del Hospital de Huasco y el de San Felipe, los que lograron cubrir sus plazas con médicos no objetores de conciencia en la tercera causal. Pero no fue el caso de Osorno.

Objeción a nivel nacional

Si bien el último reglamento de Objeción de Conciencia, que está en Contraloría para su revisión, ratificó que los establecimientos públicos o privados adscritos mediante convenio al sistema de servicios de Salud del país no pueden hacer objeción de conciencia institucional, sí se les permite la objeción personal de sus profesionales en cualquiera de las tres causales.

Un estudio realizado por la Corporación Humanas arrojó que el 47% de los ginecoobstetras contratados en 66 recintos hospitalarios capacitados para realizar la interrupción de un embarazo en el marco de la ley, tiene objeción de conciencia personal en alguna de las tres causales. En cifras, esto significa que de un total de 1.140 especialistas, 538 de ellos no realizan abortos.

Al revisar cada caso se visualiza que el 100% de los objetores (538 profesionales) no practica abortos por la causal de violación; 231 objetan la causal de riesgo de vida de la madre (20,3%), y 311 obstetras se muestran contrarios a interrumpir el embarazo frente a la inviabilidad fetal.

En tanto, solo tres recintos muestran cero objeción de sus médicos: el Hospital San Carlos, el de Talcahuano y el de Quellón. En tanto, otros dos, el de Vallenar y el Intercultural de Nueva Imperial, tendrían toda su dotación con objeción en las tres causales, según el estudio.

Camila Maturana, abogada de esta organización, indicó que los resultados constatan “las barreras que tienen las mujeres para acceder, especialmente en la causal de violación. Lamentablemente, vemos que la accesibilidad está en riesgo”, dijo. Agregó que “esto obliga a las autoridades a realizar ajustes legales y administrativos necesarios para garantizar el acceso efectivo, oportuno y sin discriminación”.

Burgos enfatizó que independiente de la objeción que tengan los médicos de un recinto hospitalario, los 29 servicios de Salud del país cuentan con profesionales dispuestos a cumplir la ley. “Esto permite responder desde el servicio al requerimiento sin ninguna dificultad, ya sea trasladando a la paciente o llevando al equipo no objetor al hospital que pueda presentar algún nivel de objeción”, dijo. Añadió que con esto “lo que buscamos es garantizar las prestaciones por servicio y para ello estamos fortaleciendo la red y el flujo de la misma”.

Desde el Colegio Médico, Francisca Crispi, presidenta de la Comisión de Género y Salud, indicó que desde esa instancia se ha promovido “una objeción responsable, que no obstruya la ley”, y que están promoviendo capacitaciones sobre objeción de conciencia y reglamento de la ley.

Por La Tercera 

Publicado en masderechos, Noticias.