fernando_atria-790x434

Fernando Atria sobre Beatriz Sánchez en el Frente Amplio: “Es un espléndido nombre y lo miro con interés y esperanza”

“Le auguro un buen pronóstico al Frente Amplio porque la política que va a venir después del binominal responde mucho más a su nuevo modelo o a como nosotros lo pensamos en el PS”, dijo el precandidato presidencial.

fernando_atria/ Captura: Youtube

Fernando Atria, precandidato presidencial del PS, aseguró este domingo que Beatriz Sánchez, precandidata presidencial por el Frente Amplio, “es un espléndido nombre para Frente Amplio”. “Lo miro con interés y esperanza”, agregó el abogado constitucionalista.

En una entrevista Radio La Clave Atria dijo que “si nos va bien a los dos en algún momento vamos a tener que juntarnos. En esta pasada va a ser difícil, pero espero que ellos hoy día no hagan nada que en su momento haga más difícil esa convergencia”.

El precandidato afirmó que “es difícil” que el Frente Amplio ocupe el vacío de la Nueva Mayoría de aquí a octubre “porque los procesos de construcción de fuerza política toman tiempo”.  “A [Salvador] Allende le tomó casi 20 años llegar a La Moneda”, ejemplificó. Y agregó: “Le auguro un buen pronóstico al Frente Amplio porque la política que va a venir después del binominal responde mucho más a su nuevo modelo o a como nosotros lo pensamos en el PS”.

En conversación con la conductora Kena Lorenzini, el abogado constitucionalista habló de refichaje del PS, de las votaciones internas de su partido, de economía, desigualdad, AFP y de la proclamación de Sebastián Piñera como candidato de la UDI y RN.

Preguntado por el proceso de refichaje del PS, Atria aseguró que “el PS es el que está mejor posicionado de todos los partidos, la meta se va a alcanzar sin problema”.  Y agregó: “Las consecuencias que podrían haber si algunos partidos de la coalición no se pudieran inscribir serían considerables”.

Sobre proclamación de Piñera como candidato UDI y RN espetó que el ex presidente “encarna en si mismo, la convivencia entre el poder económico y el político“. Y precisó: “Piñera adoptó un perro de la calle, porque El Mercurio hacía un reportaje sobre los perros de los candidatos y lo puso en Twitter. Es el ejemplo de puro instrumentalismo”.

Respondiendo a por qué la gente lo votó en 2010, precandidato PS respondió que “tiene más que ver con un agotamiento de la Concertación que con el atractivo de la derecha en general y de Piñera en particular”. Y añadió: “No es que ellos ganen, es que nosotros perdemos. El ejemplo se vio en las elecciones municipales con Josefa Errázuriz en Providencia y Labbé y Matthei”.

En referencia a las propuestas de precandidatos de la Nueva Mayoría, dijo que la candidatura de Alejando Guillier, “es interesante y habrá que conversar con él”. Y agregó: “No conozco a nadie que esté con Guillier porque le entusiasma su proyecto político porque no tiene. Uno tiene que leerlo en su persona”.

Sobre Carolina Goic se preguntó si la DC se sumaría a un programa neoliberal, algo que él calificó de “necesidad” para el país.

Fernando Atria cerró la entrevista asegurando que si no gana las primarias del PS no presentará ninguna candidatura a diputado o a senador.

Fuente: El Desconcierto

foto_0000000220140925162115

Experta OEA: “Es imposible tener una vida digna cuando te obligan a tener el producto de una violación”

Un informe sobre la violencia sexual en niñas de 10 a 14 años en la región revela que Chile tiene uno de los índices de mortalidad materna más alto y también la tasa más alta de maternidad, sólo por detrás de México. El Desconcierto conversó con Luz Patricia Mejía, integrante de la Comisión Interamericana de la OEA, quien detalló los detalles más relevantes del estudio.

Por @MeritxellFr

Este jueves se presenta en Washington el “Informe hemisférico sobre violencia sexual y embarazo infantil en los Estados Parte de la Convención de Belém do Pará”. El documento, elaborado y coordinado por el Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará (MESECVI) detalla las principales falencias de los países de América Latina en la prevención, sanción, reparación y erradicación de la violencia sexual en las niñas de 10 a 14 años.

Luz Patricia Mejía, abogada especialista en Derechos de las Mujeres, integrante de la Comisión Interamericana de Mujeres de la OEA y miembro de la Secretaría Técnica de MESECVI, en entrevista con El Desconcierto detalla los aspectos más relevantes del texto. Mejía radiografía la violencia sexual hacia las niñas en la región “que presenta mayores niveles de desigualdad en la brecha entre el reconocimiento de derechos y el ejercicio pleno de derechos para las mujeres y las niñas”.

Sobre Chile, en particular, la experta afirma que es uno de los países con peores indicadores: está entre los que tienen los índices de mortalidad materna más alto y es el segundo, después de México, con índices de maternidad de niñas más elevado.

¿Cuáles son las principales claves que revela el informe?

El informe revela que hay un porcentaje altísimo de niñas víctimas de violencia sexual y que esa es una violación que se da a pesar de obligaciones internacionales de derechos humanos establecidas en todos los estados de la región.

Los datos de mortalidad materna de niñas entre 10 y 14 años muestran que hay una cantidad de femicidios que están ocurriendo sin que se haga nada desde la Justicia. Son femicidios invisibles. Ocurren porque las niñas son violadas y luego obligadas a mantener un embarazo, no sólo no deseado, sino para el cual su cuerpo no está preparado. Esto tiene unas consecuencias aún más dramáticas en aquellos países donde está totalmente prohibida la interrupción del embarazo.

¿Cómo se evalúa la postura de los estados sobre la violencia sexual en las niñas en este documento?

Hay dos aristas importantes. La primera es sobre las niñas que son víctimas de violencia sexual y cómo esta les afecta y distorsiona su derecho a la vida digna y a la integridad personal. La segunda tiene que ver con cómo reacciona el Estado frente el embarazo en niñas de 10 a 14 años y frente al delito de violencia sexual.

Frente al delito de violencia sexual, nos encontramos que todos los estados de la región penalizan las relaciones sexuales con niñas menores de 14 años. En algunos casos son penas de violación que tienen agravantes por el hecho de la edad. Pero en otros casos de legislaciones penales permiten algunas morigeraciones de las penas afectando más a las niñas. Por ejemplo, el violador se casa con la niña y no se lo investiga. Tenemos casos de niñas que han sido asesinadas por su esposo. Son pedófilos que se casan con ellas para evadir la responsabilidad penal.

Sobre los embarazos, en los países donde está permitido el aborto, el informe revela que los estereotipos de género, y de construcciones culturales de los roles de las mujeres hacen que aún teniendo los protocolos existentes para interrumpir el embarazo en una niña que ha sido víctima de violencia sexual, los embarazos no se interrumpen. Hay casos en los que las niñas han muerto durante el proceso de parto.

El informe presenta los ámbitos de la justicia y la salud como dos de los que tienen más falencias para actuar ante la violencia sexual en las niñas. ¿Por qué?

Si tenemos un sistema penal a nivel regional que reconoce que tener relaciones con las niñas es delito, deberíamos entender que todos los casos que llegan al sistema de salud reportados como niñas embarazadas, son casos de niñas que han sido víctimas de violencia sexual.

Detectamos a las víctimas de violencia sexual porque en primer lugar acuden al sistema de salud. Éste debería tener un vínculo con los trabajadores sociales, los sistemas integrales de protección de los derechos de las niñas y el acceso a la Justicia. Pero en la región no tenemos este enfoque. De los 32 países –exceptuando Canadá y Estados Unidos–, 21 nos reportan información sobre niñas embarazadas. De éstos, sólo 11 nos dicen que han abierto investigaciones judiciales por violencia sexual específica contra niñas. Y de éstos, sólo dos reportan cifras de denuncias: Venezuela (2 casos) y Perú (1 caso).

Es como un diálogo de sordos: los estados reconocen que tienen un problema, registran las cifras y tienen protocolos de actuación para combatirlo. Sin embargo, el problema no sólo continua, sino que se reproduce y no tiene ninguna respuesta satisfactoria ni para las niñas ni para sus hijos e hijas, que también son víctimas de violencia.

¿Qué consecuencias tienen para las niñas esta indiferencia del Estado hacia ellas?

La justicia no lleva ninguna reparación a una niña que fue violada por personas cercanas a la familia o por miembros de la propia familia, que es como ocurre normalmente.

Las niñas terminan siendo expulsadas de los colegios, obligadas a tener maternidades forzadas, obligadas a casarse, separadas de sus familias y, en algunos casos en sistemas de protección, como fue el caso de Guatemala, donde las niñas estaban recluidas y privadas de libertad y los agresores.

¿Dónde se sitúa Chile en el ránking de países que identifican la violencia sexual hacia las niñas?

Está entre los países que reporta información de niñas embarazadas y que supuestamente tiene un sistema que permite identificarlas porque tiene unos protocolos de actuación. Ahí está el problema, cuando existen protocolos y, a pesar de eso, nunca pasa nada.

¿Cuáles serían los estados que peor lo hacen en este sentido?

Los que tienen un índice de mortalidad materna más alto, entre los que están Chile, México, Argentina, Guatemala.

La tasa más alta de maternidad en niñas de 10 a 14 años, es decir, que son obligadas a tener los bebes, es la de México, con 5.5 niñas por cada 1000. Chile está en segundo lugar con 3.6 niñas por cada 1.000.

¿Se encuentran casos de violencia en niñas de 12 a 14 años que empiezan a pololear con otros niños de su misma edad?

Hay que diferenciar la violencia de las relaciones entre iguales y en relaciones de poder totalmente asimétricas, como cuando el agresor de la niña es un hombre mayor de edad.

La violencia en las edades más tempranas tiene que ver con una realidad concreta. En el caso de Chile, por ejemplo, que tiene unas altísimas tasas de femicidio se da por una cultura patriarcal que empieza desde muy temprana edad, en los colegios, donde las niñas aprenden que tienen unos roles distintos a los niños. Después estos roles se reproducen en las relaciones de noviazgo y después en las relaciones adultas.

En Chile hay una cultura religiosa y educativa que profundizan las relaciones desiguales de poder. Naturalizando eso, tenemos una fricción muy grande entre el rol que supuestamente tiene que cumplir la mujer y el que están cumpliendo las jóvenes hoy en día, que tienen más estudios, acceso a la información a través de Internet y redes sociales…

¿Cómo se concreta este choque?

Existe una tensión muy grande entre lo que las niñas aprenden en el colegio y lo que viven, pero sus parejas sí que viven lo que les enseñan: que omo hombres tienen el poder disciplinar de estas relaciones.

Por eso es necesario legislar sobre una obligación internacional: que las mujeres tengamos derecho a ser educadas libres de estereotipos, porque sino reproducimos permanente la discriminación y violencia. Son dos momentos que se están encontrando: el momento emancipatorio de la mujer educada frente al momento de la reproducción permanente de las relaciones desiguales de poder.

El informe hace varias recomendaciones a los países que tienen la prohibición total del aborto. En la región hay seis países de los ocho que hay que prohíben de forma total el aborto. ¿Cómo se observa el caso chileno?

Las cifras hablan por sí solas. Chile tiene las cifras más altas tanto de mortalidad materna como de nacimientos en caso de niñas violadas.

En el caso de Chile, es absolutamente urgente que se terminen de legislar las tres causales, después del proceso de casi un año y medio. Es imprescindible que inmediatamente las niñas que mueren por embarazo, que son víctimas de un femicidio colectivo, y las que están obligadas a tener a sus hijos tengan derecho a la vida digna. Eso es imposible cuando siendo víctima de violencia sexual te obligan a tener el producto de esa violación.

Fuente: El Desconcierto 

A_UNO_736349_66579-790x445

Invitan a conversatorio por “Ley Sayén”: Una lucha por las mujeres privadas de libertad

La instancia abordará la propuesta de Ley Sayén, que busca “evitar las malas condiciones a las que se somete a mujeres que embarazadas o con hijos menores a 3 años”. Esto, en alusión al duro episodio vivido por la comunera mapuche Lorenza Cayuhán.

El caso de Lorenza Cayuhán, la comunera mapuche que fue obligada a dar a su hija engrillada y ante la presencia de funcionarios de Gendarmería, conmovió transversalmente y provocó un amplio círculo de solidaridad hacia ella y su pequeña. El hecho despertó una profunda crítica desde las organizaciones feministas y de Derechos Humanos de las personas privadas de libertad. 

“Las historias de mujeres presas embarazadas siempre siguen la misma tónica, describen un proceso sin atención médica, en malas condiciones y con partos bajo medidas de seguridad como las esposas, presencia de funcionarios o grilletes. Esto no es normal ni merecido, aun cuando se esté cumpliendo una condena”, comenta Sergio Faúndez, Sub-director de ONG Leasur, en su columna publicada en El Desconcierto.

En este escenario, Leasur, EnMarcha ONG y Corporación Humanas trabajaron en conjunto para crear el proyecto de Ley Sayén, en homenaje a la hija de Lorenza, que busca “evitar las malas condiciones a las que se somete a mujeres que embarazadas o con hijos menores a 3 años, haciendo improcedente la prisión preventiva y suspendiendo la condena privativa de libertad hasta el cumplimiento de esta edad mínima, recomendada internacionalmente como necesaria para el desarrollo temprano”.

Durante el próximo jueves 20 de abril, a las 18 horas, la escuela de periodismo de la Universidad Mayor realizará un conversatorio sobre el proyecto, donde se explayarán acerca de la importancia de la lucha feminista por las mujeres que se encuentran en prisión.

En la instancia, estará presente Leasur, la ONG encargada de la defensa de los derechos humanos de las personas privadas de libertad y EnMarcha ONG, una organización que busca aportar a la construcción de un país con mayor justicia social.

Fuente: El Desconcierto

lidia-casas

Infancia desgarrada: Las historias ocultas de Chile

Escucha en Foro Ciudadano

lidia-casas

Esta conversación es a micrófono honesto y con el profundo deseo de aportar información, emociones, reflexiones y conocimiento sobre la realidad que viven niñas en todas las regiones de Chile. Pequeñas obligadas a parir a sus hermanos, primos e hijos del amigo del padre o de alguien cercano a su entorno familiar. Las cifras son alarmantes en una sociedad que niega desgarros infantiles que gritan en silencio. Conversamos con una doctora en leyes, súmese a la escucha.

Conversamos con Lidia Casas. Directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales y docente de la misma casa de estudios. Ha participado en la defensa judicial de la anticoncepción de emergencia en Chile desde 2001. Integra la Mesa Acción por el Aborto en Chile

Foto-principal-Natalia-650x867-1

Natalia Silva: “Yo apoyo el aborto porque creo que la mujer tiene decisión en su cuerpo”

Por Camila Muñoz 

Natalia Silva (23) alias Natichuleta, es una joven ilustradora y estudiante de diseño gráfico de la Universidad Diego Portales, autora de la novela gráfica “No abuses de este libro” (2016) que narra la historia de Tina, una niña sexualmente agredida por su padrastro. Si bien la obra no se basa textualmente en la historia de Natalia, existe un parecido inevitable a lo que vivió.

Foto-principal-Natalia-650x867-1

La novela gráfica nace de la experiencia de abuso sexual que sufrió la ilustradora en su niñez y del impacto que le  provocó, cuando vio en el colegio, la película francesa Persépolis (2007) basada en la novela gráfica de Marjane Satrapi. Esta fue decisiva para comenzar a escribir un diario de vida (a los 16 años) que finalmente se traduciría en el texto “No abuses de este libro”. Llegué rayando la papa con esta película y empecé a escribir en mi diario de vida todo lo que me había pasado, lo terminé y se lo mostré a mi papá quien me dijo -esto podría ser una novela gráfica- y la trabajé por ocho años hasta llegar a lo que es hoy en día, el libro”, cuenta Natalia Silva.

Para su autora, el libro fue parte de cerrar un ciclo oscuro de su vida, pese a que la carga personal y emotiva le impedía seguir avanzando al ritmo deseado. En conjunto con la editorial (Ediciones B) decidieron que era más sano crear un personaje. Así nace Tina y SuperChuleta, la heroína de la novela y alter ego imaginado por la autora para terminar con su abusador.

Según estadísticas del 2014 de la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito (UNODC), Chile es el país con la tasa más alta (68.5) de denuncia de abuso sexual infantil cada 100 mil habitantes en América Latina. 

Para Natalia Silva el Estado de Chile no cuida ni respeta a las niñas y niños agredidos sexualmente y que en cambio los culpa. “La política con este tema es pésima, por eso nunca demande a mi abusador. Cuando yo recién hablé tenía trece y consideramos demandarlo, pero era básicamente que un doctor te abriera las piernas para ver si seguías siendo virgen”, relata.

“Los hombres deberían dejar de ver a las mujeres como un objeto sexual y dejar de dar excusas como las que me ponían a mi cuando chica con el abuso sexual infantil: ‘es que la niña lo provocó’, ‘es que tú andabas en traje de baño’. Gracias a esas opiniones es que siguen los abusossexuales”, detalla Silva sobre “las razones” con las que se intenta          legitimar los delitos sexuales contra la niñez .

Segundo trauma

Actualmente, 7 de cada 10 víctimas de violencia sexual son niñas. En más del 70% de los casos, los agresores y abusadores son varones cercanos, familiares o adultos con los que existe alguna vinculación de amistad o afecto, evidenciando lo complejo que resulta denunciar.

El 79% de las denuncias por delitos sexuales que recibe la Policía de Investigaciones (PDI) anualmente corresponden a personas menores de edad; equivalente a  4.890 denuncias de una totalidad de 6.190 registradas en Chile, el 2015.

Pese a la magnitud de las cifras, seguir adelante con la denuncia implica enfrentarse a un primer trauma por el abuso sexual o la violación, y a un segundo que es igual o más estremecedor:  el sojuzgamiento y la criminalización de las propias víctimas.

“No abuses de este libro muestra una realidad aberrante que hoy acoge nuestra sociedad y es el no creer en los testimonios de niñas violentadas sexualmente. “El libro muestra una realidad muy conocida, lamentablemente, que es cuando uno de los dos papás no cree, en este caso es la mamá”, sentencia la autora del libro.

Natalia Silva cuenta que tuvo el apoyo su padre y que a pesar de haber ido a una serie de psicólogas, la mayoría no logró ayudarla. “A mí no me gustan las psicólogas, por el trauma que me dejaron, de no ayudarme. No soy una persona triste, nunca demostré que lo estaba. Entonces su veredicto –el de la psicóloga- era que yo estaba bien, que no me afectaba el abuso. Pero sí me afectaba ¿acaso tengo que estar rodando en el suelo para que me pesquen?”, exclama. Recuerda que la primera psicóloga a la que asistió, minimizo el abuso, las agresiones: “le dijo a mi mamá que había sido abusada (…) Le dijo que sólo fue una vez”.

El cuestionamiento hacia los testimonios de niñas víctimas de abuso sexual o violación es transversal. Muchas veces parte del padre o madre, de otro familiar, y luego sigue en la sociedad, en quienes toman las decisiones o en parlamentarios, que lo minimizan. Para niñas y niños que sufrieron abuso sexual, el camino es largo y engorroso; el sistema judicial exige recordar una y otra vez todos los detalles de las agresiones, continuar con los exámenes físicos y psicológicos, esperar por meses que su credibilidad sea reconocido como una verdad.

Natalia Silva dice que estas fueron las razones para no denunciar. En primer lugar, porque el caso prescribía a sus 23 años y en segundo, porque ya no tenía pruebas para condenarlo. Sería exponerse a más sufrimiento. Travesías similares pasan cientos de niñas y niños. La campaña “No me pregunten más” – por ejemplo – busca desde hace algunos años que se apruebe la iniciativa legal que regule la grabación de testimonios de abuso sexual para resguardar y proteger a niñas, niños y adolescentes. La ilustradora cree que una medida como esta podría ayudar de manera certera a niñas abusadas. 

Somos heroínas

“Cuando chica me culpe, era una forma de decir que todo estaba bien, en la primera versión (del diario de vida) justificaba mucho, era increíble, pero ahora es todo lo contrario”, recuerda Natalia Silva.

Ser víctima no le acomoda, dice. Por eso nace “Superchuleta”, en respuesta a la sociedad, una forma de mirar a quienes hayan vivido un episodio de violencia sexual como héroes o heroínas. “Una lo tiene que superar sola esto. Las que pasamos por esto somos súper fuertes. Considerando que el abusador es, en la mayoría de las veces, cercano a la familia, que además te manipula cien por ciento, diciendo que es cariño; que si le cuentas a alguien va haber problemas, que es tu culpa (…)”.

“Hay que ser muy fuerte para despertar y darte cuenta de que lo que te dice el abusador no es cierto, es mentira. Creo que falta decirles a las niñas, a los niños: ¡no tienes que estar triste, eres fuerte, vive tu pena, pero tú eres fuerte, más que otra cosa! Y que podemos patear al abusador metafóricamente”, refuerza creadora de “Superchuleta”.

Yo apoyo el aborto

Durante el 2016, 22.349 adolescentes fueron “madres” en Chile, de ellas 678 son niñas menores de 14 años. Mientras, el proyecto que despenaliza el aborto en 3 causales está en compás de espera. Las expectativas se cifran en que su discusión se reanude en el Senado, en las primeras semanas de abril.

Natalia Silva cree que las dificultades en esta discusión sobre aborto se deben a que Chile es un país muy conservador y machista. “Hay poca cultura en torno al aborto, las personas creen que si se aprueba el proyecto se va a crear una línea gigante de mujeres en los hospitales y clínicas queriendo abortar”.

Para la ilustradora, las 3 causales del proyecto de ley son una buena manera de empezar y terminar con casos terribles de niñas que han debido ser madres. “Estoy absolutamente a favor del aborto, estas niñas que tiene 9 años y que las han obligado a mantener esos embarazos, es terrible ¿Qué culpa tienen las niñas?”.

Silva es categórica: la tercera causal de aborto, embarazo por violación, debiese ser la primera en aprobarse. “Yo apoyo el aborto porque creo que la mujer tiene decisión en su cuerpo y creo que además evitaría muchas muertes; si quiero abortar de forma segura debo tener la opción de hacerlo”.

La estudiante de diseño se define una activa feminista y cuenta que su lucha por los derechos de las mujeres comenzó con su experiencia de abuso, “estuve mucho tiempo con mi familia que minimizaba los hechos porque yo era mujer. Me daba impotencia, ¡qué importa que sea mujer!”, les decía.

Comenzó a leer, a informarse. En su reciente viaje a Suiza participó de la marcha Women´s March del 21 de enero pasado, que se organizó en protesta contra el presidente Trump: “Pensé que en un contexto así, de lucha por los derechos de las mujeres no me iba a pasar nada, pero igual sufrí acoso callejero”.

¿Qué hace falta?

Para la autora de “No abuses de este libro” una buena iniciativa para ayudar a niñas y niños y personas adultas con experiencias de agresiones sexuales, sería a través de proyectos como su libro, que son una manera sencilla de comunicar y ayudar a denunciar. “En el libro se explica con peras y manzanas, y ahí las niñas lo pueden entender. Mi hermana, de 11 años, no sabía lo que me había pasado, le pase el libro y lo supo. Es amigable para saber del tema”.

A Natalia Silva le sorprende que en países como Suiza la violencia sexual no sea un problema, en apariencia. Mostró su libro a una editorial, donde le reconocieron que la falta de estadísticas hacía suponer que no era un problema real: “pero sí, esto es un problema mundial del que hay que comenzar a hablar”, advierte.

Desde lanzó  “No abuses de este libro”, su recepción la impresiona cada vez más. Incluso en algunos momentos esa recepción le resulta desoladora. “Me llegan e-mail a cada momento de niñas que están siendo agredidas sexualmente o que fueron abusadas, así como tratando de encontrar consuelo en mí, es fuerte recibir tantos correos”.

La ilustradora ha realizado decenas de talleres a lo largo del país, en dónde muestra su libro y habla sobre su experiencia de abuso sexual, “las charlas en los colegios son enriquecedoras, todas en un círculo opinando y debatiendo”.

“Creo que mi libro es una buena forma de hablar, creo que hacen falta más libros así, que digan la verdad directamente. Nadie habla de estas cosas, nadie enseña que no tienes que abusar del que está a tu lado. Lo que falta en Chile, además de una buena educación sexual, es decir no abuses de quien tienes al lado. Hace falta tener un espacio para contar si a ti te pasa”, reitera Natalia Silva, mientras adelanta que su próximo libro será sobre feminismo.

Fuente: OGE

 

CSW61

Organizaciones de mujeres: alertan sobre débil resultado de CSW61

CSW61

Organizaciones de mujeres presentes en la 61ª Sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW61 por sus siglas en inglés) alertaron que las negociaciones del documento de Conclusiones Acordadas conducen hacia un resultado decepcionante, que no responde a los desafíos para el empoderamiento de las mujeres en el actual mundo del trabajo, tema central del evento en este año.

Señalaron que a pesar de los importantes avances logrados en diversos instrumentos internacionales  sobre derechos humanos, el documento en discusión hace escasas referencias  a los derechos  de las mujeres, desde la perspectiva de derechos humanos y a los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) órgano principal responsable de la protección de los derechos laborales.

Pese a que el tema central de la CSW61 es el empoderamiento económico de las mujeres en el cambiante mundo del trabajo, existen resistencias de parte de los gobiernos a la inclusión de aspectos interdependientes del derecho al trabajo como son elegir libremente o aceptar el empleo, gozar de condiciones justas y favorables de trabajo, ejercer el derecho a afiliarse o formar sindicatos, a la negociación colectiva, a la libertad de reunión, asociación y el derecho a la huelga, como parte de los derechos de las mujeres en el mundo del trabajo. Asimismo, resulta importante reforzar las referencias sobre trabajo decente, que incluya la garantía del salario mínimo vital, y el pago de igual salario para las mujeres por trabajo de igual valor.

De igual manera, indicaron, es importante asegurar que el documento incluya las obligaciones básicas de los gobiernos de proteger el derecho a la salud, particularmente en el ámbito laboral como el acceso universal a servicios y medicinas de salud pública de calidad, independientemente del status migratorio o de residencia, así como la cobertura de licencias remuneradas por maternidad, paternidad y parentales; por enfermedad, incapacidad y protecciones de salud y seguridad ocupacional.

En ese marco, plantearon que es fundamental establecer con claridad la relación entre Los derechos y autonomía sexuales y reproductivos de las mujeres y las niñas con sus derechos económicos, su independencia y su empoderamiento; sin ellos, no podrán participar plenamente en el mundo del trabajo.

Denunciaron que durante las negociaciones se suprimieron las referencias a la tributación redistributiva y progresiva que se requiere para financiar la protección social y los servicios públicos necesarios para la realización de los derechos económicos y laborales de la mujer.

Las organizaciones demandan que el documento de conclusiones acordadas reconozca que el trabajo doméstico remunerado, principalmente realizado por mujeres y niñas, muchas de ellas migrantes o miembros de comunidades desfavorecidas, es mal pagado, continúa siendo subvalorado e invisibilizado.  Es vital, dicen, generar empleo de calidad que cumpla las condiciones del trabajo decente en las actividades de cuidado y que se aseguren los derechos laborales de todas las trabajadoras.  Asimismo, es crucial, resaltar el rol del Estado en la reducción y distribución de la carga de las mujeres en el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado y superar visiones estereotipadas en relación a los roles de género en la maternidad y el cuidado.

Se requiere mayor compromiso de los gobiernos para que el documento señale la necesidad de garantizar a las trabajadoras migrantes condiciones de vida digna y contratos de trabajo no menos favorables que los de trabajadores nacionales en relación con la remuneración y las condiciones de trabajo, de conformidad con los principios de igualdad y no discriminación.

Los movimientos por los derechos de las mujeres esperan que los Estados muestren mayor compromiso para actuar sobre los retos actuales y futuros que surgen de un desequilibrado y peligroso sistema económico mundial; las amenazas actuales y futuras del cambio climático; aumento de la automatización del trabajo que impactará más a las mujeres ya explotadas en las bases de las cadenas de valor; la concentración de la riqueza y el poder corporativo que disminuye los recursos para invertir en los servicios públicos y la protección social necesaria para los derechos económicos de las mujeres y las crecientes y múltiples formas de autoritarismo; el conservadurismo y el odio que se expresa en las restricciones de la autonomía corporal, el movimiento y la sexualidad de las mujeres.

 

lorenza-cayuhan

Presentan recurso para evitar que Lorenza Cayuhán y su hija Sayén vuelvan a la misma cárcel

Corporación Humanas presenta Amicus Curiae ante Corte Suprema para evitar que Lorenza y su hija Sayen sean trasladadas al mismo recinto carcelario en que sus derechos humanos fueron violados por agentes del Estado en octubre de 2016, cuando debió parir a la pequeña estando engrillada por gendarmería.

nota-mediabanco

Corporación Humanas presenta ante corte suprema amicus curiae en recurso por Lerenza Cayuhán y la niña sayen

CORPORACIÓN HUMANAS PRESENTA ANTE CORTE SUPREMA AMICUS CURIAE EN RECURSO POR LORENZA CAYUHÁN Y LA NIÑA SAYEN.

  • Lorenza Cayuhán tuvo un parto engrillada por su condición de mujer mapuche, sufriendo trato degradante y discriminatorio por parte de Gendarmería de Chile.

  • Corporación Humanas presenta Amicus Curiae ante Corte Suprema para evitar que Lorenza y su hija Sayen sean trasladadas al mismo recinto carcelario en que sus derechos humanos fueron violados por agentes del Estado.

En octubre de 2016, Lorenza Cayuhán Llebul, mujer perteneciente a la etnia Mapuche, privada de libertad en el Centro de Detención Preventiva de Arauco en virtud de una condena de cinco años y un día por el delito de robo con intimidación, quien presentaba un embarazo de 32 semanas, fue derivada por personal del área de enfermería de dicho Centro Penal hasta el Servicio de Urgencia del Hospital de la misma ciudad.  En su oportunidad, Lorenza Cayuhán denunció haber sido llevada esposada, lo cual fue constatado por el Colegio Médico en su informe.

Dicho traslado fue realizado en un taxi, en cuyo interior Lorenza fue custodiada por dos funcionarios de Gendarmería. En dicho centro de salud se le diagnosticó “pre eclampsia”, un estado que aumenta la presión arterial de la mujer embarazada y puede provocar una hemorragia cerebral en el feto, poniendo en peligro su vida.

Posteriormente, fue trasladada al Hospital Regional de Concepción en ambulancia, en cuyo interior la custodiaron dos funcionarios de Gendarmería manteniéndola durante ese trayecto “engrilletada por el pie izquierdo a la camilla de la ambulancia”. Al día siguiente, Lorenza fue trasladada a la Clínica de la Mujer de Concepción donde el personal de salud pidió retirar las medidas de seguridad para llevar a cabo el respectivo monitoreo. Durante dicha evaluación se mantuvo en la misma sala una funcionaria de Gendarmería, mientras que durante el parto de la niña Sayén Ignacia asistió un gendarme hombre.

En su oportunidad, la Corte Suprema, conociendo de un recurso de amparo, determinó que los hechos descritos “constituyen una situación paradigmática de interseccionalidad en la discriminación, donde se observa una confluencia de factores entrecruzados de discriminación que se potencian e impactan negativamente en la amparada, pues esta recibió un trato injusto, denigrante y vejatorio, dada su condición de mujer, gestante y parturienta, privada de libertad y perteneciente a la etnia mapuche, lo que en forma innecesaria puso en riesgo su salud y vida, así como la de su hija, todo ello, en contravención a la normativa nacional e internacional vigente en la materia” (Corte Suprema, Rol Nº 92.795-2016, 1º de diciembre de 2016, Considerando 16º).

A raíz de la denuncia pública realizada por la comunera mapuche Lorenza Cayuhan de la violación a sus derechos, se emprendieron diversas acciones legales en su favor y de su hija Sayén. Respecto de esta última, el Senador Alejandro Navarro interpuso un recurso de amparo y dos acciones de protección, todos rechazados por la Corte de Apelaciones de Concepción.

Tras el rechazo de la acción constitucional de protección, disponiendo el traslado de Lorenza y la niña Sayen al mismo Penal Arauco en que se originan los graves hechos que la propia Corte Suprema calificó de degradantes y discriminatorios, surge la preocupación de Corporación Humanas frente a la violación a los derechos humanos de la madre y su hija, por su condición de mujeres mapuche. El recurso de protección presentado en favor de la niña Sayen a sólo días de nacida tenía por objeto que la Corte de Concepción ordenara a la institución penitenciaria las medidas necesarias para el reestablecimiento del imperio del derecho, dadas las graves infracciones a la normativa nacional e internacional cometidas. Sin embargo, la acción constitucional fue rechazada por la Corte de Apelaciones de Concepción el pasado 14 de febrero, por lo que el recurrente apeló ante el Máximo Tribunal.

Ante la inminencia de la decisión de la Corte Suprema respecto del recinto penitenciario al que serán trasladas Lorenza Cayuhán y su hija Sayen, Corporación Humanas ha presentado un Amicus Curiae (amigo de la corte)  para hacer presente una opinión fundada acerca de las garantías a los derechos humanos de ambas mujeres mapuche que corresponde al Poder Judicial brindar.

Carolina Carrera, Presidenta de Corporación Humanas, señaló que “mediante este amicus curiae, Humanas busca presentar ante la Corte Suprema los argumentos de derecho internacional de los derechos humanos que sustentan la necesidad de que Lorenza Cayuhán y su hija Sayen sean trasladadas al Penal Punta Parra y no al mismo establecimiento en que sus derechos humanos fueron violados por agentes del Estado”.

Al respecto, Carrera agregó que “el resguardo de las garantías constitucionales de la niña Sayén necesariamente requiere que ella y su madre sean trasladadas a un recinto penitenciario que provea de las condiciones mínimas acordes a su pertenencia a un pueblo originario, condiciones que el Penal Arauco claramente no brinda pero ofrece en mejor medida el Penal Punta de Parra”.

Ello por cuanto, entre otras consideraciones, el Colegio Médico visitó el referido Penal Arauco en diciembre de 2016 y presentó ante los tribunales de justicia un informe en el que se señala: “El recinto carcelario Arauco nos parece inadecuado para que Lorenza Cayuhán y su hija Sayén Nahuelán sean recibidas en este lugar, por presentar graves falencias desde el punto de vista de acceso a la salud, servicios sanitarios generales, conocimiento y adecuación a la cultura mapuche, así como en condiciones generales para permitir el vínculo madre e hija” (Colegio Médico, Departamento de Derechos Humanos, Informe visita a cárcel de Arauco, presentado ante Corte Apelaciones de Concepción, en causa Rol Nº 20.145-2016, p. 23).

De ahí que Corporación Humanas, en el Amicus Curiae presentado ante la Corte Suprema sostenga la necesidad de “revocar la decisión  de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Concepción que al rechazar el recurso de protección interpuesto en favor de la lactante Sayén Nahuelán, sostuvo la pertinencia del traslado de la niña y su madre al C.D.P. Arauco; y en su lugar disponer el traslado de madre e hija al Centro de Educación y Trabajo (C.E.T.) Punta de Parra”.

En razón de los argumentos sostenidos por el recurrente en la acción constitucional interpuesta a favor de la niña Sayén, Corporación Humanas en su Amicus Curiae, y demás intervinientes en el recurso de protección; se espera que la Corte Suprema, resguardando las garantías constitucionales de Sayen Nahuelán y su madre, Lorenza Cayuhán, resuelva en definitiva el traslado de ambas al C.E.T. Punta Parra por presentar dicho recinto mejores condiciones para el resguardo de sus garantías constitucionales y derechos fundamentales.

Fuente: Corporación Humanas.

Imagen-Aton_231849-820x385

Caso Nabila: cuestionan que juicio a Mauricio Ortega exponga vida privada de la víctima

Autor: J. Verdejo y K. González

Defensor dice que busca demostrar que hubo una agresión sexual y que habría otros involucrados. Directora de Sernameg de Aysén rechazó estrategia de la defensa. “No podemos evaluar a la mujer”, dijo.

Caso Nabila: cuestionan que juicio a Mauricio Ortega exponga vida privada de la víctima

Durante la cuarta jornada del juicio oral contra Mauricio Ortega, único imputado por el femicidio frustrado de Nabila Rifo, dos médicos del Hospital Regional de Coyhaique declararon en calidad de testigos de la fiscalía acerca de las primeras atenciones entregadas a la víctima. Los testimonios abordaron la brutal agresión sufrida por Rifo en mayo pasado, por la cual terminó con fractura de cráneo y sin sus dos globos oculares.

En este contexto y ante las reiteradas consultas del abogado defensor, Ricardo Flores, los peritos afirmaron que no se podía descartar una agresión de carácter sexual. Flores insistió, además, que existe una muestra genética correspondiente a un hombre distinto a Ortega y de quien se desconoce su identidad. Con esto, busca sostener la tesis de que este es un caso de agresión sexual.

Esta situación, además de las reiteradas preguntas de parte de los abogados defensores a diversos testigos sobre la vida privada de la víctima, entre ellas el número de parejas sexuales que habría tenido antes del ataque, sobre el uso habitual de ropa interior o la existencia de abusos sexuales en su pasado, ha provocado el rechazo de autoridades y organizaciones de mujeres.
Tajante fue la directora regional del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, Sernameg, María Francisca Rojas, quien rechazó que este proceso se convierta en un juicio a Nabila. “Eso es lo que hay que cuidar. Aquí hay que acordarse de que en mayo del año pasado, la que sufrió la agresión, la que sufrió el intento de femicidio, a quien le sacaron los ojos fue a Nabila.

Ella ha sido valiente y hay que reconocer su valor para sostenerse con todo lo que se dice minuto a minuto”, dijo Rojas.

Agregó que “las preguntas sobre su vida privada no vienen al caso, no podemos evaluar a la mujer. El delito que hay que juzgar no es cómo la víctima era antes o después, o cuántas parejas tiene o cómo se vistió o con quién se vincula”.

Al respecto, el defensor de Ortega, Ricardo Flores, afirmó que “lo que nosotros estamos haciendo es mantener nuestra teoría del caso, que es una agresión sexual. Parece que la agresión que ella sufrió, no solamente los ojos, simplemente se les está olvidando a los demás. Ella fue encontrada con las calzas abajo, alguien se las bajó ¿Quién? Parece que a ellos no les importa”.

No obstante, la directora de Sernameg señaló que la declaración de la víctima debería ser suficiente para atribuir responsabilidad a Mauricio Ortega. “Yo creo en Nabila y en lo que ella ha planteado. Para eso es este proceso: contrastar las pruebas de la fiscalía con las de la defensa. Pero no necesitamos hacer juicio contra ella”.

Integrantes de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, que han estado presentes en Coyhaique siguiendo el juicio, rechazan el comportamiento. “Ha sido una constante insistir en la vida sexual de Nabila. El abogado está permanentemente emitiendo comentarios que provocan el murmullo en la sala, que tienden a violentar a la víctima y que hacen parecer que aquí se está juzgando a Nabila”, opina Lorena Astudillo, vocera de la red. La activista agregó que “preguntas sobre su vida afectiva, y otras frases aún más aberrantes no sólo revictimizan a Nabila, sino que cosifican y agreden a todas las mujeres”.

Carolina Carrera, directora de Corporación Humanas, agregó que “se han centrado en ella para desacreditarla por el estilo de vida que supuestamente tendría. Y con esto se ha intentado minimizar la gravedad de la agresión”. Además, indicó que “esperaría que fiscales y jueces de sala intervengan para que no se acepten este tipo de preguntas, que no tienen relación con los hechos”.

Fuente: La Tercera